Esperanzas de vida, pese al fuego cruzado en el norte del Cauca

por ONIC

• Encuentro de Guardias y Semilleros de Resistencia en Gualanday, norte del Cauca.

Del 17 al 19 de septiembre de 2018, en el Centro de Armonización Gualanday del Resguardo de Munchique Los Tigre, municipio de Santander de Quilichao, se realizó el Encuentro de los Guardias y Semilleros de Resistencia correspondientes a los municipios del norte del Cauca.

Para la Consejería de Derechos de los Pueblos Indígenas, Derechos Humanos y Paz de la Organización Nacional Indígena de Colombia – ONIC, es de vital importancia, a partir de los semilleros, generar relevos para la defensa de los territorios y, la vida de los Pueblos Indígenas de Colombia.

Por ejemplo en el norte del Cauca, donde justo por los días del evento se enfrentaban los grupos armados por el control territorial, afectando la armonía territorial de los Pueblos Indígenas.

El norte del Cauca no es ajeno a la presencia de actores armados, aún después de la firma del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera con las FARC EP. Como lo afirma el coordinador del Tejido de Derechos Humanos de la ACIN: “En la región hacen presencia el grupo auto denominado Ejército Popular de Liberación. Las primeras apariciones del EPL, se dieron en el resguardo de Huellas, este grupo se trasladó a sectores de Corinto y hacia los territorios. Hace un año, estos fueron expulsados y se subieron a Toribio. Allí también las comunidades los expulsaron en junio del año pasado, luego del municipio de Suárez”.

Esto es, “por las etapas de reorganización de las disidencias de las FARC-EP en Corinto, Huellas – Caloto, Toribio, Suarez, Buenos Aires y en varios municipios del norte del Cauca. Estas reorganizaciones para los últimos 6 meses se han traducido en confrontaciones de tipo bélico en el territorio, como lo que acaba de suceder el día 16 y 17 de septiembre. El día 16 de septiembre, desde de la 7:30 AM, entre la vereda Quebradita y Yarumales se dieron enfrentamientos por una hora; los grupos tenían armamento de largo alcance y granadas de fragmentación. En estos combates resultó herido un comunero, quien iba acompañado de una menor de edad para comprar remesa en el municipio de Corinto. En el cruce de fuego, fue afectado dejándolo herido y remitido a la Clínica Valle de Lili en la ciudad de Cali”.

A su vez la Autoridad recalcó, “Para el día 17, hubo un nuevo enfrentamiento, estos grupos están bien equiparados, en lo cual, los que más salen afectados son las comunidades. Los proyectiles de largo alcance y las esquirlas de las granadas de fragmentación han dañado la casa de los comuneros. La guardia indígena y la comunidad reporta la difícil comunicación para proteger a los comuneros. En otros municipios no ha habido confrontaciones, pero hay inminentes riesgos de que haya nuevos enfrentamientos, y es el llamado a las comunidades a seguir defendiendo la vida, estando alerta”.

El norte del Cauca, es el foco de las empresas nacionales y extranjeras por la estrategia territorial. El pueblo Nasa desde el 2002, viene fortaleciendo la guardia indígena como una propuesta de paz desde los territorios y procesos comunitario. Para el día 19 de septiembre, los semilleros de la guardia indígenas de Toez, hicieron activa su participación en el evento coordinado entre la Consejería de Derechos de los Pueblos Indígenas, Derechos Humanos y Paz de la ONIC y el Tejido de Derechos Humanos y la Vida de la ACIN.

Ser guardia indígena es un trabajo eminentemente voluntario y de servicio, nunca por obligación, se elige por vocación y así lo han elegido los niños que conforman los semilleros de la Guardia de Toez.

Porque la Guardia somos cultivadores de paz permanentemente.
¡Sigan contando con nosotros para la paz, nunca para la guerra!

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. / www.onic.org.co